martes, 23 de junio de 2009

Sapa

Por fin en Vietnam y vaya que si se nota el cambio, caras sonrientes nos alegran los pasos del camino... así da gusto viajar!
Tras unas cuantas vueltas en un bus que se supone iba directamente a Sapa llegamos a este relajante pueblo del norte de Vietnam, antigua colonia de montaña francesa, que aunque muy turística te puedes perder facilmente por sus bonitos y relajados alrededores.
Hablar de Sapa es sinónimo de arrozales y de numerosas tribus étnicas que ocupan esta región.
El primer día como siempre es de situarnos y ver las diferentes opciones para comer o contratar excursiones, pero como esto es más barato de lo que imaginábamos pues tampoco había que mirar mucho porque no te vas a poner a regatear por alquilar una moto de 125 cc cuando te piden solo 3 euros al día.
Así que eso que hicimos, alquilamos la moto y nos fuimos a recorrer los pueblos de alrededor.
En primer lugar fuimos hasta Ta Phin a 8 km de Sapa donde nos esperaban ansiadamente en la entrada del pueblo unas cuantas mujeres de esta tribu con sus vestimentas espectacularmente bonitas y hablándonos un perfecto inglés.
Nos decían que dejáramos la moto aparcada que nos guardaban los cascos y así podíamos caminar un poco por el pueblo mientras ellas nos acompañaban y nos explicaban como vivian...todo esto a cambio de mirar algo de sus artesanías (pobre gente, dependen de cuatro cosas que compran los turistas para contribuir a la casa con algo de dinero a parte del poco que proporciona el arroz).

Cuando ibamos a aparcar la moto nos damos cuenta que estaba pinchada la rueda de delante... uf que bajón!! pero aquí no hay problema casi nunca porque a 20 metros un chico nos la reparó en cinco minutos y nos cobró 60 centimos de euro.
Después caminamos más tranquilos por el pueblo mientras las mujeres nos contaban como viven y si queriamos entrar en una de sus casas... no aceptamos porque no nos parece correcto que los turistas entren a las casas a cambio de algo que comprarles, es como robar parte de su intimidad a cambio de unas pocas monedas.

Tras el recorrido por el pueblo le compramos un bolsito cosido a mano a una de ellas porque evidentemente no podíamos comprarles a todas ni irnos sin nada después de toda la información y ayuda que nos habían prestado.
Después fuimos a ver la cascada de Thac Bac que es un gran salto de agua a orillas de la carretera que estaba en obras por lo que tuvimos que estar un rato esperando que la abrieran.
Volvimos a comer a Sapa y después fuimos a Cat Cat a tan solo 3 km de Sapa donde nos deleitamos y disfrutamos con las impresionantes vistas elevadas de los campos de arroz que en esta época del año están de un verde indescriptible.
El último día en Sapa lo pasamos descansando y viendo pasar las nubes negras del señor monzón por nuestras cabezas pero descargando menos de lo que imaginábamos.
Somos conscientes de que en algún momento caerá una buena que os contaremos y plasmaremos para que sigais viajando con nosotros.
Por cierto si alguien es de esos que no les gusta viajar solo y le apetece unirse unos dias en veranito español con nosotros sean bienvenidos a la aventura asiática... os aseguramos que disfrutaréis increiblemente y el dinero aquí no es una excusa (si tienes 800 euros para una vuelo de ida y vuelta)... podeis poner otras!!

3 comentarios:

Kary Gonzalez dijo...

Que lindas fotos!!!
Fascinada con China y Vietnam...
que colores!!!!!!!!!

aqui los seguimos en letras...

siempre cantando!
(con mucho invierno en BA)

abrazo fuerte
K
gracias por las postales!!!!!!

Marla dijo...

Chicos!!!!!
Que pasada! que fotos mas chulas!
muchos besos y seguid disfrutando!

Marla

Anónimo dijo...

hola q pasada y q envidia muchos besos y seguir disfrutando ana maria y la tia