domingo, 3 de mayo de 2009

Taganga

Como a tantas otras personas siempre nos había apasionado el buceo con snorkel y siempre nos había rondado por la cabeza sacarnos algún día el Open Water PADI (curso que te acredita para bucear en cualquier lugar del mundo).
Lo habíamos mirado varias veces pero el precio era demasiado elevado para un capricho como este (unos 1000 euros por persona en Ibiza).
Pero un día estando en Uyuni, Bolivia, conocimos a un chico irlandés que nos dijo que Taganga era el lugar más barato del mundo para sacar este curso de acreditación mundial (160 euros por persona).
Y en dos días ya estábamos con el equipo puesto y a punto de meter la cabeza en el agua para respirar por primera vez allí abajo.
Nunca se olvida ese momento cuando comienzas a descender lentamente y a respirar mientras escuchas el sonido relajante de la inspiración por la boca y comienzas a desplazarte cual astronauta con gravedad cero con movimientos lentos pero agradables.
Nuestra primera inmersión junto con Ana (nuestra profesora) fue como abrir las puertas de otro mundo alucinante y lleno de vida.

La primera sensación de verte rodeado de peces como en un acuario, corales de colores, plantas enormes y extrañísimas para nuestros ojos, rocas con formas increíbles. Plantas de varios centímetros que se escondían a nuestro paso en pocos segundos, etc.. no podemos describirlo ni con palabras ni con imágenes, tan solo con sentimientos.

Y como nos dijo Roberto al contratar el curso (es el dueño de la escuela de buceo “Océano” muy recomendable) ..” Os aseguro que cuando volváis el primer día ya nos volveréis a ser los mismos, pasareis a formar parte del club de los enfermos”..y así fue .. es algo tan increíble para contároslo que solo lo sabe el que lo ha hecho.

Y en estos cuatro días llenos de experiencias durante las ocho inmersiones que hemos hecho junto con el examen para obtener nuestro carnet PADI hemos alucinado con la cantidad de vida subacuatica que hay en este precioso lugar del caribe.
Sabéis que debajo del agua a unos 20 metros de profundidad es más difícil oír los sonidos ¿no? Pues el grito de alegría que soltó Maider a través de su regulador de aire lo escuchó hasta la tortuga marina que nadaba a nuestro lado, vacilándonos con sus aletazos que le impulsaban con ligereza por el fondo.
Vimos tantos peces de colores y de tantos tamaños que nos sería imposible recordarlos todos..como dicen aquí ves más animales en el agua en 10 minutos que en 10 días en la superficie.
Ana agarró con sus manos un pez globo que se hinchó de inmediato sacando sus espinas mientras respiraba a mil por hora mirándonos asustadísimo… luego al soltarlo nadó como una flecha.
Maider pasó más cerca de una enorme morena verde de lo que le hubiese gustado..jejeje.. afortunadamente solo le miró atenta.
Gino agarró el pez más pequeño que hemos visto nunca, como de 1 milímetro (lo vio porque era azul intensísimo), también puso en nuestras manos una araña de mar que recorría la palma de la mano antes de irse nadando.
Cogieron langostas para mostrarnos lo rápidas que nadan al soltarlas, pasamos nadando cerca de un banco enorme de peces.
Y lo más impresionante de todo es que debían sentirnos como parte del mar porque nadaban a nuestro lado sin inmutarse.
Y aunque es una zona tranquila también pudimos sentir una corriente en contra que nos arrastraba en dirección contraria pero que nuestra profe nos ayudó a superarla agarrándonos de la mano. Según ella es algo que es necesario experimentar para saber lo que se debe de hacer en estos casos. Y aunque se ve el agua poco clara es debido a la falta de luz ya que no es lo mismo hacer snorkel a 3 metros que bajar hasta 20 o 25 metros de profundidad donde la luz es mas débil, aunque la visibilidad en nuestros días de buceo dicen que no fueron las mejores que suele haber.

Y con muchísima pena dejamos este bonito lugar en un rincón de nuestra memoria y os recomendamos 100 % no solo que vengáis a Colombia sino que algún día si podáis experimentar todas estas sensaciones inexplicables pero tan enriquecedoras.
Y como dicen los habitantes de Taganga el único peligro que tiene viajar por Colombia es que te querrás quedar para siempre.

4 comentarios:

Kary Gonzalez dijo...

que emoción...!
Debajo del agua!!!!!!

estan hechos todos unos colombianos y el colorcito caribeño se les empieza a notar...

aqui en BA comienza el frio, otoño soleado...

cantando muchisimo...felices porque en casa hay mucha musica...

abrazo a los dos,
Kary

Anónimo dijo...

Hola chicos, soy Fivi. que pasada lo del snorkel no?? que miedo también, me he quedado con la boca abierta y estaba imaginandome a mi ahí y debo deciros que sois unos valientes. Los perros sin pelo??? uf que repelisillo no??jejejje estoy con Maider.
Bueno que es eso de que os marchais para Hong kong?? vaya y pasando por EEUU? donde haceis escala? estareis algún dia por ahi?? bueno ya ireis contando.
Por aki todo igual, tenemos la gala del Cineforum el día 16, ya os contaremos quien es el ganador este año que no estais vosotros!! jeje
Muchos besos y cuidaros. Me muero de envidia que lo sepais por todo lo que vivis!!1

Marla dijo...

Ole ahí esas rastas subacuaticas!!!!!

un abrazo fuerte dsde Valencia


Marla

Anónimo dijo...

hola!!! qué tal??? asi que ya vais a cambiar totalmente de escenario? qué bien...yo ando por bolivia, ahora con siguiendo el rastro de los últimos pasos del ché guevara. estoy teniendo más suerte que vosotros aquí y, por ahora y espero que siga, todo fenomenal. oye, un beso gordo. me hubiese gustao que nos viésemos antes de que os fueseis pero con esa ventaja que me habeis sacao imposible, jajaja. pues eso, mucha suerte y mucha energía para ese cambio que seguro va a ser brutal. chao, sandra